Descubre la Chúndara de Peñafiel

Los días 15,16 y 17 de agosto se celebra una de las mejores fiestas dentro del escenario nacional

1593
chundara El Norte de Castilla

La Chúndara de Peñafiel se celebra los días 15, 16 y 17 de agosto de cada año, llenando durante estas fechas las calles del municipio vallisoletano de alegría, diversión y mucha agua desde 1950. La Chúndara de Peñafiel se inscribe dentro de las fiestas de Nuestra Señora y San Roque que celebra el municipio. A las 17:00h se aglomeran los participantes en la Plaza de España para comenzar a recorrer las calles del pueblo hasta llegar a la plaza del Coso.

Acompañados por Banda Municipal de Música, se forma un pasacalles donde el baile del Chúndara y los cánticos del mítico pasodoble “La entrada” de Quintín Esquembre toman el protagonismo. Los vecinos de Peñafiel también ponen su granito de arena aderezando la Chúndara con cubos de agua desde los balcones.

La duración de la Chúndara está entre una hora media y tres horas, depende del día, y recorre un trayecto de unos cientos de metros. Uno de los ingredientes indispensables y característicos de esta fiesta como habíamos comentado es el agua. Es muy complicado disfrutar del pasacalles sin mojarse, por lo que es recomendable llevar ropa para cambiarse después de la Chúndara.

Las fiestas de Nuestra Señora y San Roque ofrecen todas sus actividades de forma gratuita al público. En la programación de la festividad, además de la Chúndara, destacan las verbenas y el toro de fuego. Las actividades taurinas ofrecen la posibilidad de disfrutarlas desde las gradas previo pago de las entradas correspondientes.

La Chúndara de Peñafiel recientemente ha quedado en segunda posición en el concurso realizado por Clubrural.com para encontrar la mejor fiesta de toda España. El objetivo de este concurso-campaña, que llevaba el hashtag #MiFiestaEsLaMejor, es dar visibilidad a festividades desconocidas para el gran público y, en última instancia, fomentar el turismo de interior y combatir el éxodo rural que sufren los poblados más humildes en nuestros días.